Entrevista a Georgina Mas gerente del taller Josep Mas S.L.

Entrevista Georgina Mas gerente taller Josep Mas

Lo que sí quiero es “romper moldes”. No quiero quedarme en que mi empresa es un taller más. Quiero cambiar cosas, mejorarlas y probar cosas diferentes.

Uno de los principales distintivos del Taller Josep Mas S.L. es el asesoramiento integral que realiza a sus clientes sobre cómo gestionar y optimizar flotas.

¿Por qué decidisteis apostar por este sector? ¿Hacia dónde queréis dirigir el futuro de la empresa?

Nuestra familia tiene una trayectoria muy larga en el sector de la automoción. Desde pequeña lo he vivido muy de cerca. Mi abuelo fundó esta empresa hace más de 60 años. He visto a mi abuelo trabajando, a mi padre y ahora estoy yo al frente. Lo he vivido desde siempre y he querido continuar. Me daba mucha lástima que nadie quisiera continuar con esto. Por cuestiones de la vida al final acabé trabajando aquí, convirtiéndome en la tercera generación de la familia Mas que trabaja en el sector de la automoción.

¿Hacia dónde queréis dirigir el futuro de la empresa?

En cualquier negocio hay que tener visión de futuro, pero también tienes que ir un poco sobre la marcha. Como es un sector en el que cada vez hay más componentes tecnológicos es muy variable. Dependiendo de como ves el mercado te tienes que ir adaptando a él. Lo que sí quiero es “romper moldes”. No quiero quedarme en que mi empresa es un taller más. Quiero cambiar cosas, mejorarlas y probar cosas diferentes.

En nuestro país todavía es poco común ver a mujeres en  puestos directivos.

Georgina Mas gerente taller Josep Mas¿Ha sido difícil el camino hasta alcanzar tu actual posición? ¿Qué recomendación les darías a las mujeres que quieren llegar a un puesto directivo en el sector de la automoción?

No ha sido difícil. Siempre he contado con el apoyo de mi padre. Me ha ayudado siempre en todo lo que ha podido. No solo a mí también a compañeros de la empresa o hasta a gente de otros talleres. Sí es cierto que empecé en la empresa con tareas más simples, en recambios, luego pasé a atención al cliente y poco a poco me he ido haciendo con la dirección de la empresa. Tenemos un equipo de compañeros con los que trabajamos conjuntamente y la verdad es que me he visto siempre muy respaldada. Cuando he visto que había aspectos en los que cojeaba siempre había alguien echándome una mano. A todas las mujeres que quieren trabajar en este sector les recomiendo persuasión y paciencia.

En un sector en el que apenas hay mujeres al frente de centros técnicos.

¿Cuáles son los principales obstáculos a los que te has tenido que enfrentar?

La falta de credibilidad. Esto es lo más importante. Cuando hablas de cosas más técnicas quizás sobre todo aparte de por ser mujer por la edad. Como ven una persona joven a veces ligamos la competencia laboral o la seriedad a un prototipo de hombre detrás de la mesa. Tenemos una imagen muy metida en la cabeza. La intención es romper con todo esto. Cada vez en puestos importantes de empresas hay personas más jóvenes. Se va viendo un cambio de mentalidad pero muy poco a poco. Esa base de trabajar e ir hablando con los clientes que al final ya te ven como una referencia, pero es a base de mucho trabajo.

¿Crees que la mujer ha ayudado a la evolución de este negocio, a que se enfoque de una nueva manera? ¿Cómo?

Creo que sí. Las mujeres tenemos generalmente enfoques más prácticos de las cosas. No nos quedamos ancladas en el pasado. Cuando vemos que algo falla, que no funciona, rápidamente pensando en cómo arreglarlo. Siempre intentamos aportar algo, ponemos en práctica el día a día…

En cuanto al cómo lo he hecho, creo que he definido mejor el organigrama de la empresa. En mi caso, estoy muy acostumbrada a llevar todo el trabajo administrativo y en el taller, la persona de referencia es una persona que lleva muchos años trabajando con nosotros. Lo bueno que tiene trabajar con gente que tiene tanta experiencia es que te aporta mucho valor. Creces con ellos. Toda su trayectoria la absorbes.

Ahora ya no nos centramos solo en trabajar, trabajar, trabajar… a veces es necesario parar un poco y observar, tener una perspectiva global y decidir hacia donde queremos enfocar nuestra meta.

¿De qué manera VDO influye en el éxito de la empresa?

Mi padre empezó a trabajar en los años 80 con VDO. Nos han visto nacer y crecer y hoy, en nuestro proyecto de expansión, nos siguen apoyando… Es la empresa más fuerte del sector del tacógrafo.

En un mercando tan competitivo, ¿por qué decidiste trabajar con VDO? ¿Qué la distingue de otras marcas?

En los últimos años VDO ha invertido mucho en marketing y publicidad. Eso nos ha ayudado mucho. Están invirtiendo mucho en dar a conocer la marca y darle valor y eso se nota. Hay clientes que ya conocen la red de talleres DTCO+ y preguntan directamente por ellos. VDO ha realizado un buen trabajo desde sus inicios –es un trabajo a largo plazo- y es ahora cuando se ha empezado a notar ese esfuerzo.

    Write a comment

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.