La manipulación del Tacógrafo ya se persigue como delito de Falsedad Documental

La Fiscalía ya persigue por delito de falsedad documental a los transportistas que manipulen el tacógrafo

La Fiscalía ya persigue por delito de falsedad documental a los transportistas que manipulen el tacógrafo

Pueden ser imputados conductores profesionales, titulares de vehículos, encargados o empleados de empresas y talleres

El fiscal coordinador de Tráfico, Bartolomé Vargas, envió una instrucción a todas las jefaturas de tráfico de la Guardia Civil y a las distintas policías autonómicas para que intensifiquen los controles e investiguen a los conductores y a las empresas que manipulen el  tacógrafo del vehículo.  Desde marzo de este año, éstas últimas, se enfrentan a penas de hasta tres años de cárcel según lo que recoge el siguiente artículo de la revista Cadena de suministro. Ver el artículo

La instrucción ordenada por la Fiscalía recoge que pueden ser imputados conductores profesionales, titulares de vehículos, encargados o empleados de empresas y talleres, o cualquier otra persona que lleve a cabo la manipulación del tacógrafo.

Durante su comparecencia, Bartolomé Vargas recordó que manipular el tacógrafo “permite obtener ventajas ilícitas en las reglas de la competencia en el transporte por carretera y puede lesionar el derecho de los conductores de vehículos a sus descansos. Además, también puede poner en peligro su integridad física, incluso vida en caso de accidente”.

Hasta ahora, esta práctica era considerada una infracción administrativa, castigada con una multa para el conductor de 500 euros y otros 4.001 euros para la empresa, así como la pérdida de seis puntos del carné de conducir. Pero tras la sentencia de la Sala Segunda del Tribunal Supremo, se ha transformado en un delito de falsedad documental (artículo 392 del Código Penal), que implica penas de hasta tres años de cárcel y puede superar los cuatro años si se tratará de un delito reiterado.

En esta línea, Vargas señaló que “la manipulación del tacógrafo esconde ir más deprisa, con menos horas de descanso para llegar antes que los demás” e incidió en que “adulterar estos aparatos afecta a los sistemas esenciales de seguridad, como los de frenada y estabilidad que exponen a los vehículos a bloqueos, derrapes o al efecto tijera, cuando el remolque gira en dirección contraria a la del camión”.

Por último, el fiscal de Seguridad Vial matizó que la falsificación de estos aparatos responde a “conductas aisladas” en el sector de los transportes, un sector de “calidad, prestigio y eficiencia”, concluyó Vargas.

    Write a comment

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.