Entrevista a Ana Sánchez de talleres Tecnotruck Zamora

Entrevista a Ana Sánchez de talleres Tecnotruck Zamora

Ana Sánchez: “El primer obstáculo que me encontré fue la falta de credibilidad que tienes como mujer”.

Tecnotruck Zamora ha conseguido posicionarse como un taller de referencia en la provincia, ¿cuáles son las principales características que lo diferencian de otros talleres de la zona?

En mi opinión, creo que nos diferenciamos de otros talleres de la provincia en que Tecnotruck Zamora siempre ha sido un negocio familiar.
Hemos tratado con diferentes generaciones de clientes. Empezaron los padres y ahora están los hijos en las empresas… al final nos conocemos todos. Por lo tanto, ofrecemos al cliente una atención muy personalizada.

Según tu experiencia, ¿podría decirse que las mujeres cuentan con planes de negocio más sólidos?

Creo que sí. Aunque Tecnotruck Zamora mi padre siempre lo ha llevado con mucha cabeza, lo que he notado desde que llegué es que a mí me gusta tenerlo todo más organizado. Yo me preocupo más por la atención integral al cliente.

Detrás de todo lo que hace se refleja una gran vocación. ¿Cuándo y cómo nació?

Hace más de tres años que empecé a trabajar aquí. Fue casi por casualidad, pues en ese momento estaba preparando unas oposiciones. No sabía cuál era la metodología de trabajo, pero cuando me puse a ver cómo se hacían las cosas aquí me gustó mucho y aposté por continuar con el negocio familiar.

Cómo mujer, en un sector en el que apenas hay mujeres al frente de centros técnicos ¿Cuáles son los principales obstáculos a los que se ha tenido que enfrentar?

El más difícil y el primero que me encontré fue la falta de credibilidad que tienes como mujer. Cuando alguien te plantea un problema e intentas darle solución no te creen. Rápidamente van a buscar una segunda opinión, sobre todo de un hombre.
Esa respuesta la valoran mucho más. Ellos esperan que el que vaya a tener una solución sea un hombre. No que yo, como mujer, entienda tanto o más que ninguno de ellos. Al principio, notaba que no me creían, que pensaban esta no sabe… y automáticamente le preguntaban a mi padre. Pero cuando veían que era la misma respuesta… se quedaban perplejos.
Ahora ya se han dado cuenta de que yo me voy a quedar aquí y ya es otra cosa. Cuando les resuelves varias veces los problemas que tienen es cuando de verdad te empiezan a valorar.

¿Esta situación te ha frustrado en algún momento?

Evidentemente, al principio me frustraba más. Ahora es un triunfo.

Cómo emprendedora, es consciente de que con su trabajo estás abriendo camino a muchas mujeres para que se incorporen a este sector. ¿Qué consejos le darías?

Dar consejos es muy difícil. Lo que sí les diría es que ¡tengan paciencia! Al final cuando te haces valer te aceptan.

¿Crees que la mujer ha ayudado a la evolución de este negocio, a que se enfoque de una nueva manera? ¿Cómo?

Creo que sí. Pero, más que por ser mujer porque soy joven. A mis 25 años el punto de vista que tengo sobre la gestión de la empresa es muy distinto al que tiene mi padre. Esta juventud hace que sea más atrevida. Tienes más miedo pero tienes más ganas.

¿Qué meta te has marcado a corto plazo?

La meta que me he marcado es que el negocio siga avanzando. Y este avance quiero que se dirija hacia la implantación de las nuevas tecnologías que hay en el sector. Quiero que Tecnotruck Zamora se adapte, que no se quede atrás… Zamora es una ciudad que no está muy avanzada en este campo, pero al final el futuro llega a todas partes.
Si tú te quedas encajado y no avanzas tu negocio se queda atrás y tiendes a desaparecer.

¿De qué manera VDO influye en el éxito de tu empresa?

En este aspecto, en VDO nos ayudan mucho. Por ejemplo ahora que ha salido el tacógrafo inteligente 4.0. me han formado. En la provincia hemos sido los primeros en conocer esta nueva tecnología. En cuanto han salido al mercado los nuevos camiones nosotros éramos los únicos que estábamos preparados para darle solución a los problemas que se les pudiera plantear a los transportistas.

Personalmente, he de decir que VDO me ha ayudado mucho. Hace poco, hicieron unas jornadas formativas y de convivencia, nunca nadie se había preocupado por hacerlo; aprendimos mucho. Esto ha supuesto un gran empujón. Pude conocer el funcionamiento de muchos productos y estoy preparada para ayudar a los clientes. Cuando ellos tienen una duda se la puedo resolver y es una manera de ganarme su confianza.

Si te ha gustado esta entrevista, te animamos a que leas la de Elena Torres, del Centro Técnico Frío Pinto.

    Write a comment

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.